Blog Salamanca, diario de una ciudad

"No quiero un blog, quiero tres periódicos", dijo el candidato.

lunes, diciembre 25, 2006

la Cajorros

La Caja de Ahorros (cajorros) y Monte de Piedad de Salamanca, en su 125 aniversario, y bajo el nombre de Caja Duero se ha convertido en algo más parecido a un banco que a una Caja de Ahorros con toda su función social. Y la base de la crítica no es su ansia por participar de empresas como Air Nostrum o de la Sociedad Madrigal o de la Sociedad Mixta con la Diputación de Salamanca. No, es todo más sencillo y más palpable en la calle.

De un tiempo a esta parte, y estamos en pleno proceso, la Caja ha reestructurado su mapa de sucursales. Un ejemplo claro es el de la denominada zona oeste de Salamanca (san bernardo y oeste) donde de tres oficinas han pasado a una estando ésta ubicada en un extremo de la zona, concretamente en el paseo de San Vicente. Eso es un ejemplo claro de que cercanía, facilidades,… no. Pero lo mismo va a suceder en los pueblos con la eliminación de sucursales y la consiguiente creación de sucursales móviles, o lo que es lo mismo, oficinas ambulantes. Despreciar a los barrios, a los pueblos, y por consiguiente, a la base de la sociedad salmantina, al pensionista, al agricultor, al comerciante,… es una desatención inadmisible. Salvo que las miras de la entidad no estén puestas en sus impositores.

El nuevo mapa y la recolocación interna de oficinas, caso de la central de Salamanca en la plaza de los Bandos, hace que muchas veces un simple trámite, ingreso, actualización de libreta… suponga mucho tiempo en la cola mirando y siendo mirado/a. Que no es lo más grave, pero si es asqueroso que además de que el usuario va a pagar dinero tenga que pagar con su paciencia.

Hubo un tiempo en que el calendario patrocinado por Caja Duero era “el calendario” con sus animales, sus plantas, sus setas… todo el mundo quería más de uno, en diversos formatos. Hoy día calendarios hacen todas las empresas. Hoy día el calendario de la Caja sólo existe en una versión, no es el colmo del buen gusto ni de la usabilidad, pero además resulta que la tirada es tan pequeña y raquítica que hace pensar que dentro de no mucho o no lo hacen o cobrarán por él. Atrevidos son.

Tanto como para plantearse, todavía no se ha hecho, eliminar algún departamento de la entidad y pasar esas labores a una empresa externa. Caja Duero no genera empleo, lo destruye y rebaja su esqueleto y su capacidad. Como para públicamente darse un día de convivencia entre todos los trabajadores, dar de comer un día a 2.600 personas, en una gala lejos de la beneficencia. O como para que los miembros de las asambleas y consejos disfruten de múltiples regalos y publicaciones y otros obsequios realizados directamente desde la presidencia a las parejas de los miembros.

¿Qué decir de la Obra Social y Cultural? Ahora dedicada a ser ella quien organiza el destino de sus recursos con la creación de escuelas de canto, de música, de pintura… en la residencia de las MM. Adoratrices. O de su cierto espíritu censor para no patrocinar todo aquello que les llega, por llegar de quien les llega.

¿Y qué decir de la política de patrocinios? En la que vemos como el pp (no digamos nombres) pide a la Caja que deje de patrocinar ciertos programas de televisión porque en ellos se habla con demasiada libertad y pluralidad y el PSOE, también en los órganos de gestión de la Caja, asume y apoya dentro de su rol de “ser sometido” al mandato del pp. Esto es algo tan público, como obvio en la grabación.

La última de Caja Duero es que pretende triplicar sus resultados antes del 2013, ampliar la cartera de clientes y abrir 82 oficinas en Madrid, Badajoz, Valle del Ebro y Valladolid. Y 100 millones de euros de beneficios al cerrar el 2006, y ¿para qué sirven?. Todavía el Banco Santander pues tiene un dueño y unos accionistas, pero ¿la Caja?, ¿no es de todos los ahorradores?.
sindicacion sindicación enlace a este post enviar a un amigo

3 comentarios

  • ...y Anonymous Unoquetrabajaenlacajorros dijo…

    Te doy completamente la razón, y lo digo desde dentro.

    Como empleados, muchos compañeros, y yo mismo, nos hemos dado cuenta (con desagrado) de todo esto que mencionas. Y ha sido progresivo desde hace algunos años.

    A la caja se le ha subido a la cabeza que la mejor forma de ser es ser grande. Ser grande implica estar en grandes ciudades y litorales, hacer grandiosas convenciones, crear fundaciones, etc... En mi opinión se ha metido en un mercado ya copado, con mucha competencia y dificil de mantener y gestionar. Una estructura más racional, un crecimiento más orgánico y un servicio diferenciado tienen, en mi opinión, un nicho más que suficiente y con proyección de futuro.

    Yo fui a esa convención (lastimoso espectáculo en plan programa de variedades) ya que una vez dentro hay que mantener las maneras (os aseguro que prefiero mil veces estar un sabado por la mañana en mi casa que escuchando obviedades y sentirme rodeado de gente que, en su mayor parte, me importan nada). Estas en lo cierto: un gasto inutil y que sólo sirve para que los jefazos se sigan mirando el ombligo.

    El cierre de sucursales... bufff... desde el punto de vista del cliente soy consciente de la rebaja en calidad del servicio que eso supone, y desde el punto de vista de empleado te aseguro que es una gran merma en las posibilidades de dejar de vagar de oficina en oficina para acabar cerca de tu casa.

    Respecto a la Obra Social y Cultural? Pués más de lo mismo. En lugar de atender socialmente se dedica a ser atrio de exhibición de los actuales gestores.

    Respeto que Caja Duero actue como crea conveniente (es una entidad privada) pero me parece muy reprobable aparecer como lobo con piel de cordero.

    Y como último comentario y ya como empleado quiero decir que en mi opinión la fuente de todos los problemas que comentas son dos gestores: el Sr. Fermoso (como presidente ejecutivo) y el Sr. Hernández (como Director General). Estas dos personas deciden casi en exclusiva y sin asesoramiento "perceptible y razonable" (si señores, toman decisiones ellos solitos y muchas veces en contra de la opinión de otros veteranos directivos) el futuro de clientes, empleados y la propia entidad.

    En definitiva... ni la Caja es lo que era... ni va a ser lo que es... Y desde dentro da más miedo (que comemos de esto).

     
  • ...y Anonymous Darco dijo…

    Al del comentario anterior... "te vas a condenar" ;-)

     
  • ...y Anonymous Anónimo dijo…

    Hombre... no te chives...

     

Publicar un comentario

<< Portada