Blog Salamanca, diario de una ciudad

"No quiero un blog, quiero tres periódicos", dijo el candidato.

martes, enero 10, 2006

El Ayuntamiento gastó 17 millones de euros extras por fallos en los proyectos de 'Salamanca 2002'

Según informaba ayer lunes El Mundo de Castilla y León la gestión económica y financiera de la Capitalidad del 2002 ha dejado una estela de irregularidades que el Tribunal de Cuentas acaba de certificar. Como la noticia de dicho periódico lo explica todo tan bien, a ella me remito.

De su informe, de más de 200 páginas, se desprende que el Ayuntamiento que dirige Julián Lanzarote soportó al menos 17,5 millones de euros de gasto adicional por «defectos o ineficiencias» en los proyectos de los edificios que recibieron una inversión de 66 millones de euros.

Tres años después de la clausura del acontecimiento cultural reciente más importante de la Historia de la ciudad, el informe de fiscalización del 'Consorcio Salamanca 2002' y del programa de inversiones municipales en edificios ha destapado notables irregularidades: las actas de apertura de plicas de las obras estaban firmadas en un 70% por personas que no formaban parte de las mesas de contratación; en la mitad de los contratos de obras se ejecutaron certificaciones sin consignación presupuestaria; se utilizaron criterios incorrectos de adjudicación de los trabajos; hubo facturas contabilizadas dos veces, faltó una estimación previa de los recursos para financiar los actos, y se produjeron retrasos sustanciales en el pago a proveedores.
El equipo de Gobierno conoce el contenido del informe, a cuyo borrador presentó alegaciones antes de ser aprobado definitivamente el pasado 22 de diciembre.
Julián Lanzarote ostentó la Presidencia del Consorcio y del Ayuntamiento, en él recae la mayor responsabilidad en la gestión y el control de los fondos públicos.
En agosto de 2001, el Consorcio creó la sociedad anónima Cultura y Turismo de Salamanca (Cultursa) para la ejecución de la programación, una constitución que el Tribunal de Cuentas no considera justificada. (y para el resto de los salmantinos desconocida)


Para este evento, el Ayuntamiento llevó a cabo «una importante y ambiciosa actividad inversora» mediante el programa de obras denominado 'Edificios 2002', en el que invirtió casi 62 millones de euros, que con las aportaciones del Consorcio y de Cultursa superaron los 66 millones.

«Se construyeron o rehabilitaron cinco nuevos edificios: el Centro de Artes Escénicas, el Pabellón Multiusos Sánchez Paraíso, el Teatro Liceo, la Sala de Exposiciones Santo Domingo y el Centro de Arte Salamanca», además de la restauración para museo del antiguo Convento de San Vicente.

El Tribunal de Cuentas dedica especial atención a la fiscalización de estas seis inversiones, cuya cuantía supera el gasto propio de la programación. Es en ellas donde ha descubierto un gasto extra de 17,5 millones de euros. Los presupuestos iniciales se incrementaron en cerca de un 28%. Según el informe, «por defectos o ineficiencias en los proyectos iniciales» y no por «causas nuevas o imprevistas».

En la mayoría de los proyectos modificados o complementarios se bordeó el límite del 20% de incremento para evitar la tramitación de un nuevo expediente con publicidad. El Ayuntamiento ejecutó obras en cinco de estos edificios sin tramitar los preceptivos expedientes de contratación. Estas obras ascendieron, al menos, a 12,8 millones de euros «y se llevaron a cabo al margen del procedimiento legalmente establecido».

Es el caso de las obras del Pabellón Multiusos Sánchez Paraíso, que modificó el proyecto por la imposibilidad física de construirse en el solar previsto, lo que ocasionó un incremento de 2,2 millones de euros. En este caso, además de esta modificación, se llevó a cabo un proyecto complementario, con un sobrecoste de 2,7 millones.

Similar actuación se produjo en el Centro de Artes Escénicas, con un proyecto modificado por 2,1 millones de euros, que se tramitó de forma irregular y se justificó en parte para anular el aparcamiento subterráneo previsto y ampliar los espacios. En este edificio, también se tramitó irregularmente un proyecto complementario por 2 millones de euros. El Tribunal de Cuentas llega a asegurar que la falta de certificaciones de esta obra impide conocer su coste final.

En las obras del Parque Arqueológico de San Vicente se tramitaron proyectos modificados y complementarios por 700.000 euros con posterioridad a ejecutarse la obra, «incumpliendo los procedimientos legalmente establecidos», según precisa el informe. Este mismo procedimiento irregular se utilizó en las obras del Liceo, con proyectos modificados y complementarios que superaron los 2,4 millones de euros.

El Tribunal de Cuentas revela que las actas de apertura de plicas de los contratos de obra fueron firmadas por personas que no formaban parte de la mesa de contratación. Sólo en un 30% de los casos constaba la delegación. Esta posibilidad de delegar no ocurrió en la obra con mayor presupuesto, el Centro de Artes Escénicas (19,98 millones); tampoco en la segunda con mayor inversión, el Pabellón Multiusos Sánchez Paraíso (16,6 millones), donde ni siquiera figuraban tres de los miembros integrantes propuestos por el adjudicatario.

Lo mismo se produjo en las obras de rehabilitación del Liceo y en algún caso en las del Centro de Arte. En el acta de las obras de la Sala de Exposiciones Santo Domingo figura una persona distinta a las nombradas en el acuerdo de constitución de la mesa.
El Tribunal de Cuentas asegura que el 80% de los contratos se adjudicó con criterios de solvencia técnica y profesional, y no con los válidos (coste o plazo).
Para la mitad de las certificaciones de obra no existió consignación presupuestaria, lo que obligó «al reconocimiento extrajudicial de crédito» para poder pagarla. Fue el caso del Pabellón Multiusos, de parte de la rehabilitación del Liceo (1,7 millones de euros) y de una de las emitidas en la Sala de Exposiciones Santo Domingo.


El informe de fiscalización revela deficiencias de gestión con repercusiones financieras. Los convenios con los Ministerios de Cultura y Fomento para la financiación de las obras del Teatro Liceo se firmaron después de adjudicarse las obras.

Además, el pago de las obras se produjo con retrasos superiores a los dos meses preceptivos en el 40% de los casos, En las del Pabellón Multiusos ocurrió en 18 de las 23 certificaciones, y en alguna de éstas se prolongó por diez meses.

Aunque el informe cuestiona varias veces la falta de una adecuada planificación económica, admite que la programación de Salamanca 2002 se ejecutó en su totalidad y en los términos establecidos. Sin embargo, reprocha a los coordinadores que esa programación no se presentara en el consorcio hasta el 17 de diciembre de 2001, 14 días antes del estreno de la capitalidad cultural, lo que provocó quejas de algunos miembros de la junta de gobierno.

Última hora:

Lanzarote al despiste: Lanzarote reclama a Zapatero que la Expo del 2018 se celebre en la capital salmantina e incluso con tal de desviar la atención dice que hará el parking de Bandos. Todo por despistar.

El PSOE levanta la mano: Y todo porque existía una subvención comprometida por el entonces ministro de Fomento, Francisco Álvarez Cascos "de más de 800.000 euros que nunca llegó y que ha tenido que pagar el Ayuntamiento"

En los próximos días los salmantinos tendremos que seguir la pista a ese dinero. A pesar de que la prensa del Movimiento lo impedirá con titulares contra el gobierno de Zapatero y demás chorradas casposas.

sindicacion sindicación enlace a este post enviar a un amigo

4 comentarios

  • ...y Anonymous Anónimo dijo…

    It's corruppcion ??

     
  • ...y Anonymous Anónimo dijo…

    It's corruppcion ??

     
  • ...y Blogger Prometeo dijo…

    Que fuerte.Realmente espeluznante. Y la gente tan contenta me imagino. Es increible.
    Lo siento por Salamanca y Castilla, la verdad. No hay peor ciego que el que no quiere ver.

     
  • ...y Anonymous active sly dijo…

    Pues efectivamente todo esto pasa con el dinero de todos/as salmantinos/as y no sólo estos ejemplos, lo mismo se hizo con los convenios del obispado, las trasferencias de edificabilidad o los sueldos de concejales y liberados del Ayuntamiento y para colmo la mayor xte de estos negocios no han dejado nada en la ciudad.

    Por que si sólo se trata de que hubo una desviación de una cantidad de dinero más o menos importante en un proyecto que se ejecuta es razonable pensar que con los plazos tan ajustados de ejecución de las obras del 2002 una xte importante se hiciera con dinero que no había y con cuentas aproximadas, personalm algo así no me hubiera molestado tanto, dp de todo están los edificios y la desviación podría ser asumible.

    Sin embargo, como la gestión económica de la ciudad no se limita a estos hechos sino que se trata de una caja común donde los que la gestionan y amigotes meten mano indiscriminadam o evitan que entren las cantidades que corresponden y esto es algo sentenciado en firme por el TSJ de CyL pues ya es demasiado concederles la duda de que aquello se hizo de buena fe y luego las cuentas no cuadraron... pq ya llueve sobre mojado.

    Y es verdad que los medios de comunicación, casi todos y desde luego toda la prensa, intentarán distraer la atención sobre lo que está pasando, por eso es tan importante que al menos en la red podamos explicar lo que está pasando detrás de titulares sin contenido que nunca dicen más que las letras que los forman pq el resto de la noticia es la perífraxis del titular.

     

Publicar un comentario

<< Portada