Blog Salamanca, diario de una ciudad

"No quiero un blog, quiero tres periódicos", dijo el candidato.

miércoles, marzo 08, 2006

Anaya, no tocar

Cuando anoche vi ese anuncio del macro-mega-hiperBotellon me dije, lo publico o no lo publico. ¿quizás pueda estar promocionándolo?, me dije lo pongo porque la prensa de Salamanca es tan cutre que ella sola lo va a promocionar en vez de dedicarse a otros temas más transcendentales. Los medios necesitan temas temporales y polémicas y esto de los macrobotellones cumple todo. Mezcla limpieza, patrimonio, sociedad, política, generaciones, ¿qué más quieren?.

Como bien teclea Chema (que junto con Darco, ambos dos, son muy participativos), ciudadano con el que no siempre estoy de acuerdo (lo mismo me pasa con Darco, pero para eso estamos), Anaya no. Todos los salmantinos saben que hay guiris que se sientan en la Plaza Mayor, que hay otras personas que se compran una botellita de vino y la toman en la Plaza de Anaya, es un buen sitio precioso. Pero no es costumbre y es algo que no se ha desmadrado. Sin perder de vista que lo de beber alcohol en vía pública está prohibido.
El acontecimiento se repetirá en Ávila el día 18 a la misma hora, en el Arco de los Gitanos, por si alguno quiere enlazar.
Un macrobotellón en un lugar tan sensible como Anaya por vegetación, urbanismo, monumentos,… no puede ser permitido por las autoridades, es decir, hay más motivos que la salud pública a la que hace referencia la Ministra de Sanidad. Si alguien, o muchos “alguien” quieren ‘tajarse’ pueden hablarlo con las autoridades para avisar que se van a desplazar masivamente hasta que se yo, ¿Valcuevo?, por ejemplo y allí lo que quieran. Bajo el precepto de que nadie sale de la finca sin dejarla mejor de lo que la encontraron. Aún así, ni lo comprendo, ni lo comparto.

Las autoridades, los partidos, los ciudadanos, todos están avisados con antelación de diez días para evitar algo que si se convierte en irresponsabilidad y descaro masivo puede ser vergonzoso (en plena cuaresma, fíjate). Creo que el tema dará que hablar y promete para los próximos días así que permaneceré atenta. De momento el Ayuntamiento ya ha rectificado sus intenciones iniciales y sí tomará medidas preventivas y disuasorias.
Seguro que en los próximos días nos sacan en los medios europeos. Con lemas como “jaque al civismo en España” pero a la vez estarán anunciando que algo similar ocurra en sus países.
El lunes fue atropellada en El Greco una señora y falleció, otras dos personas resultaron heridas en el mismo accidente. Estaban cruzando la calle por un paso de peatones. Desconozco de quién es la culpa, parece ser que el sol deslumbró al conductor, pero no es el caso. Lo que quiero destacar es el elevado mal genio que acompaña a un porcentaje significante de los conductores de Salamanca: prisas, demasiado tráfico, muchos semáforos, coches sin seguro, ánimos a flor de piel, gente muy sensible, mucha prepotencia, poco espacio y pasa lo que pasa. Conductores que se bajan del coche para insultar a otro por una falsa maniobra, coches rallados, el valor que se le da al coche y porque no decirlo 61 denuncias por conducir a la vez que se habla por el móvil. Podrían todos reflexionar para ser menos malos, reconocer sus errores, reflexionar sobre cómo mejorarse, y como ser menos maleducado. Lo de conducir en Salamanca es casi sólo para atrevidos, valientes, dispuestos y necesitados.

sindicacion sindicación enlace a este post enviar a un amigo

4 comentarios

  • ...y Anonymous Darco dijo…

    No sé cuantas veces estarás en desacuerdo conmigo, seguro que muchas, aunque en este caso puede que realmente no te refirieras al "ciudadano Darco" si no a otro ciudadano... ¿Chema?

    No sé si ha sido un lapsus o un simple error informático, o tal vez sea que me tienes habitualmente en tus pensamientos. ;-)

    saludos, Darco.

     
  • ...y Anonymous Chema dijo…

    No se si me has confundido con Darco, pues el comentario al que creo que te referías era mio. Yo soy el que le gusta el Corte Inglés jajaja. Para que te aclares.
    Lo de los conductores al borde de un ataque de nervios. Hay estudios y he podido comprobar personalmente que hay algo que saca de quicio a los conductores: que desde fuera te den golpecitos en la carrocería. Somos así de básicos.
    El otro día caminando con un amigo por la zona de Van Dick, cruzando por un paso de peatones nos topamos con un coche cuyo conductor nos vio perfectamente, aceleró la marcha y casi nos lleva por delante. Nosótros ya habíamos empezado a cruzar y nos encontrábamos en mitad del paso de cebra. Lo triste es que la escena se repite día a día. Máxima de los conductores salmantinos: "Si no hay semáforo en rojo, no se para y a veces ni eso"
    Ni corto ni perezoso utilicé la técnica tocapelotas que invito a probar a todo el mundo: Cuando el coche pasó le di dos golpes con la mano al maletero. Suaves. Sin intención de abollar nada ni de causar ningún daño. Con el único objetivo de que el conductor los oiga y... Los oyó. Hecho un energúmeno y con una gran mala leche accionó el freno de mano y salió de esa prolongación de su pene con cara de matón de discoteca.
    - De qué vas gilipollas?
    - ¿Sabes qué significan las rayas pintadas en el suelo? Que tienes que parar.
    - No paro porque no me sale de los cojones, y NO ME TOQUES EL COCHE! NO ME TO-QUES EL CO-CHE!

    Acto seguido, tras ignorar a aquel elemento, volvió a subir a su coche y desapareció con un acelerón de esos tan bonitos. Por cierto, lo que conducía ese hombre no era precisamente un Ferrari.
    No sirve de nada, pero nos lo pasamos muy bien enervando a los paletillos que andan por ahí sueltos y que cogen su coche para ir a comprar el pan, el periódico, bajar al centro, tomarse un café, ir al retrete... En fin.
    Mucho macarrilla hay suelto por esta ciudad. Y muchos proyectos de macarrilla. Espero que no se les ocurra montar a la Jessy en el buga tuneao y plantarse en la Plaza de Anaya a pillarse un punto bueno y hacer unos trompos. Ay... Me voy a nadar. Lo necesito.

     
  • ...y Anonymous Darco dijo…

    Chema, ayer le pasó algo parecido a una compañera de trabajo. Todavía tiene el susto, y el cabreo, metido en el cuerpo.

    Por lo demás, humor que no nos falte.

     
  • ...y Anonymous JuaKo dijo…

    Llevo mucho leyendo tu blog y hoy me he animado a escribir, sobre todo por el tema del macrobotellón de marras.
    Aviso, soy asíduo a botellones varios, entre otras cosas porque lo que nos sirven en los bares de esta ciudad es veneno, y del "muy caro", lo que no estoy ya de acuerdo es en la estupidez suprema de la sociedad en ver quien es más bruto, o más gilipollas.
    Lo de la plaza Anaya está mal, pero ¿quién ha empezado a convocar a la gente allí? Es un sitio pequeño para batir tan dudoso récord. Con cuatro furgonas de la policía (lecheras) tienes la plaza cerrada. Además entre Catedral, edificios históricos y facultades, demasiada gente estará muy poco interesada en permitirlo. Si yo fuera el alcalde (o acólito, o dueño de bar) y las viese venir empezaría la bola de nieve en los periódicos y convocaría en un sitio a mi conveniencia. Sitio fácil de cerrar y en caso de suceder algo, en el que se podría fácilmente satanizar a los participantes. Concluímos así que tendría un día perfecto para volver a salir en la prensa, decir que el botellón está mal, que los jóvenes son malos malvados, que los hosteleros lo pasan fatal y cuidan y aman esta ciudad y demás sandeces que les da publicidad y, a quien los conoce, que les hierva la sangre. Y como sabemos como funcionan la mayoría de los jóvenes de esta ciudad, todos van a ir al macrobotellón, donde se les diga, entre otras cosas, porque al alcalde no se le va a ocurrir montar (es una idea nada más) un concierto gratuito con el colectivo de músicos en el multiusos para evitar que la gente acuda en masa. La policía local va a pagar la estrechez de miras de nuestros queridos líderes. Eso sí serían alternativas y no Salamanca a tope que valió para cuatro fotitos y diez o doce sueldazos.

     

Publicar un comentario

<< Portada