Blog Salamanca, diario de una ciudad

"No quiero un blog, quiero tres periódicos", dijo el candidato.

martes, septiembre 05, 2006

Dinero fácil y rápido, aquí

En Salamanca, ¿dónde sino?. Llegan las Ferias y Fiestas del pueblo y el señor alcalde te anima, te incita, te pide, te subvenciona la campaña promocional, te da facilidades, te limpia lo que ensucias, te pone vigilancia ¿qué más quieres?. Todo esta a tú favor, estás de enhorabuena, sólo puede fallarte que o bien seáis muchos y no haya comida (clientes) para todos o que la climatología no acompañe.

Importa mucho que tus chiringuitos playeros sean feos, horrendos, chabolísticos…? ¡no! aquí no importa nada, sólo el dinero rápido y fácil a costa de la ciudad, del patrimonio, de los servicios públicos de todos. Que estás en la barra de una caseta de esas y entre el cigarro de uno, el olor del pincho, la fritanga, el calor, el ruido, los peatones, los coches… y no sabes qué hueles. Da igual, son fiestas y todo se envuelve en un aire de excepcionalidad del que algunos sacan un provecho descomunal.

Que el pagano doble (ciudadano que consume y gasta en seguridad, limpieza…) no tenga servicios en estos establecimientos es igual. Siempre habrá alguna esquina, de iglesia, de comercio o algún bar en algún local en el que entrar y dejar ese residuo líquido llamado orina. Da igual, son fiestas, y en fiestas todo se permite. Que el colegio Francisco de Vitoria (por colegio infantil) y la iglesia (por monumento) de San Juan de Sahagún se vean rodeados de unos doce mamotretos (y no lo digas muy alto que ofendes) durante once días, ¿qué son once días, con los trescientossesentaycinco del año?.

Que la iglesia de santa María de los Caballeros (yendo por Bordadores), la Casa de las Conchas (yendo por Palominos) o los Dominicos (yendo por san Pablo) vean afectada gravemente su percepción visual por haber colocado en medio unas intrusas y grandiosas casetas. ¿a qué alcalde de ciudad turística le importa?.

Que la Alamedilla, la avenida de París, la plaza de los Bandos (para esto sí sirve), la calle rector Lucena, la calle Compañía, la plaza de santa Eulalia o la plaza de Colón… pierdan su personalidad, su tranquilidad y durante unos días se prostituyan, se ensucien y se privaticen gratuitamente. ¿Qué tiene de malo?.

Tiene de malo que Mahou, Caja Duero, el Ayuntamiento y los hosteleros están detrás de esta asquerosidad. Tiene de malo que estoy gobernada por gente insensible que practica un capitalismo salvaje del máximo rendimiento económico al mínimo coste y tiempo aprovechándose de lo que es de todos: el escenario monumental, natural, los servicios de limpieza y de seguridad… Salamanca no es un chiringuito playero, masificado, al que exprimir bajo la absolución festiva.
Tecnología, de forma visual, así nos tratan las empresas multinacionales Made in extranjero.
Resulta que el psoe de Salamanca para guiar el foco periodístico en él y sus siglas y sus líderes (que todavía no se ha elegido candidato a alcalde) ha presentado una moción contra Lanzarote para el pleno del día 7 de septiembre, semana caliente, y triunfal baño de masas en el día de la patrona. Los motivos: los anónimos de la Casa Lis, los despidos de los trabajadores del 2002,… este gesto se viene repitiendo en los plenos de los últimos meses y ni caso. Vaya por Dios. El viernes Lanzarote seguirá de alcalde y no Klimowitz, que pese a que no hace ascos al cargo, tendrá que esperar.
Balanza charra sobre los impuestos para circular, mejor dicho por abusar del coche.
Ya te decía yo el otro día que el PGOU no era posible que fuera rojo. Los empresarios de la construcción decían que no era suyo. Bueno, pues de alguien tenía que ser. Según IU es de la Iglesia. Ya que con operaciones como las Jesuitinas (calle Toro) y sus pisazos de lujo y la construcción de viviendas en terrenos de la parroquia de El Milagro de San José (paseo de San Antonio) la Iglesia se embolsará una pasta gansa. A éstas se pueden unir otras operaciones, no de construcción de pisos, como la recuperación del espacio público del monte Olivete bajo gratificación, faltaría más.
sindicacion sindicación enlace a este post enviar a un amigo

3 comentarios

  • ...y Anonymous Chema dijo…

    Me gustaría conocer unas fiestas programadas por ti; en serio.

    Sin casetas, que son una "asquerosidad" y ensucian.
    Sin casetas regionales, que dejan el Campo de San Francisco hecho unos zorros.
    Sin un escenario en la Plaza Mayor, que afea la vista del monumento.
    Sin ningún tipo de estorbo en el casco histórico y, por ende, en el centro de la ciudad.
    Sin grandes conciertos que molestan a los vecinos que quieren dormir.
    Sin fuegos artificiales junto al río, que son un despilfarro tremendo y peligrosos.
    Sin atracciones; que el olor a fritanga, churros y algodón de azucar es una guarrada y dejan la Aldehuela llena de mierda.

    Yo, fíjate, creo que de no haber surgido esta iniciativa, hubieras redactado un texto similar en el que criticarías la falta de imaginación de los programadores, la nula implicación de la hostelería de la ciudad, la ausencia de ambiente festivo y actividades populares de calle y el carácter rancio y seco de los salmantinos, que no salen a la calle como en otras ciudades españolas.

    Con este último discurso nos hemos desayunado todas y cada una de las ferias de los últimos años. Ahora que hay barullo y la gente se ha echado a las calles, parece que también está mal.

    ¿No crees que te has pasado un poquito con lo de las casetas?

    Bueno, para empezar, creo que faltas a la verdad en el primer párrafo, pues los gastos que genera esta "feria de día" van a ser asumidos íntegramente por los hosteleros de la ciudad.

    Tú forma de empezar: "En Salamanca, ¿dónde sino?" Pues te contesto: En Oviedo, Valladolid, Gijón, Málaga, Sevilla... Vamos, en la mayoría de las fiestas patronales de las ciudades españolas y parte de las no españolas.

    Otra puntualización: A nadie le obligan a punta de pistola a asistir a las casetas de feria. Probalemente tú estés a disgusto entre "el cigarro de uno, el olor del pincho, la fritanga, el calor el ruido, los peatones, los coches..."
    El cigarro de uno, puede que me moleste, pero... estamos en la calle. El olor de los pinchos me vuelve loco. El calor, la música, el sabor del vino y del pincho, el estar con mis amigos, el ir y venir, el encontrarme con gente que me dice que vaya a tal o cual sitio a probar esta o esa delicia: Las patatas meneas, los montaditos de lomo, las tostas de cabrales...
    Escanciar una botella de sidra con tu gente y echarse unos cantes y unos bailes, que son fiestas y ya es hora de que lo parezca. Las fiestas de mi CIUDAD, la más bonita del mundo mundial y no ese pueblo como despectivamente llamas a mi Salamanca.

    La Alamedilla, la avenida de París, la plaza de los Bandos, la calle rector Lucena, la Calle compañía, la plaza de santa Eulalia o la plaza de Colon... va a perder su tranquilidad, la personalidad no se pierde cuando hablamos de procesos transitorios. Pues, qué quieres que te diga. Que ójala pierdan su tranquilidad esos diez días y se llenen hasta la bandera. Cómo me gustaría ver dentro de diez o quince años, unas calle Toro, por ejemplo, abarrotada cual calle Larios de Málaga en feria. Llena de gente de aquí y de fuera que venga a divertirse y a dejarse su dinerito en la hostelería de la ciudad, que, aunque no te lo parezca, también son salmantinos y son muchos. No son extraterrestres que se marchan a su planeta después de ferias con sus ganancias.

    Hace años me avergonzaba cada vez que alguien me pretendía visitar aprovechando que son fiestas. "Además en Salamanca, tienen que ser espectaculares, con la de marcha que hay". Entonces era cuando yo respondía que en realidad las ferias de mi ciudad eran una serie de conciertos en la plaza mayor, unas corridas de toros, las atracciones de la aldehuela, las charangas y los cabezudos. Que no tenían nada característico, especial o mucha actividad en la calle.

    No se, te repito, cuál será tu idea de fiesta patronal.

    Ah, lo del capitalismo me ha llegado. Ya verás cuando dentro del programa festivo entre el "parque de atracciones de la vuelta al cole" de El Corte Inglés. No si tú puedes evitarlo, verdad?

    No te lo tomes a mal. Espero que después de haberme tomado la molestia de haber redactado este texto, no harás un ejercicio de censura por no coincidir en absoluto con tu visión de las fiestas de la ciudad, y al final no lo publiques.
    No te conviertas en un Lanzarote que censuraba los comentarios a favor de la salida de documentos del archivo en la página web del ayuntamiento. Por favor, no hagas lo mismo. Así tendré que tragarme con patatas estos últimos párrafos.

    Un saludo y, no es coña: Prueba los pinchos del Brocense que estaban muy ricos, el lambrusco con las mini pizzas del Stravaganzza, el chorizo a la sidra, el rebujito, juega a las tómbolas, sube a la montaña rusa y da unos gritos, salta mientras Loquillo canta "la mataré" en La Vaguada, disfruta de Etnohelmántica, que es un orgullo y una maravilla de festival. Huele no sólo la fritanga y el humo, también las especias y esencias del mercado colombino.

    Que las fiestas son diez días, pero la vida pocos más.

     
  • ...y Anonymous Anónimo dijo…

    "Hemos mejorado muchísimo. El primer año de la Feria de Día fue todo ilusión, pero las casetas eran un desastre. El segundo año fue peor. Se nos fue de la manos y vimos unas cosas Muchos hosteleros se equivocaron de camino en cuanto a la calidad, y no solo de las casetas. Pensaron que esto era un invento para ganar dinero, sin más. Pero nos dimos cuenta de que la ciudad necesitaba una imagen distinta a la que algunos pretendían."

    Lo mismo que pasa en Salamanca, pero allí son mejores. Incluso tienen peñas.

     
  • ...y Anonymous Anónimo dijo…

    Si seguis vendiendo, con todos los respetos, esta imagen del ecologismo represivo ursulino y moralista, jamas lograreis conectar con la gente. Celebremos la fiesta! alegremonos de estar vivos. comamos bebamos, escuchemos musica, follemos mucho. Leches, tantas cosas buenas en la vida y, claro, hay que cuidar que no huela a chorizo frito ni que no podamos ver los monumentos...

    salamanca, si tiene un exceso, es de monumentalidad todo el año. En las fiestas, yo quiero FIESTAS.

    De hecho, como decia alguien, lo que destacan de las fiestas de salamanca es lo PATETICAS que son, lo pacatas que son, lo aburridas que soy y lo claramente peperas que son.

    Mil cosas cambiaba yo para mejor, pero sin duda, quitar las casetas no seria una de ellas.

     

Publicar un comentario

<< Portada